Categorías
Blog

Que debo hacer si me cae cal en un ojo, remedios caseros

La cal es una sustancia química que se usa para blanquear, desinfectar o endurecer superficies.

Sin embargo, también puede ser muy peligrosa si entra en contacto con los ojos, ya que puede causar quemaduras, irritación, inflamación, úlceras, cicatrices o incluso ceguera.

Por eso, es muy importante actuar con rapidez y eficacia si te cae cal en un ojo.

En este post, te explicaré qué debes hacer y qué remedios caseros puedes aplicar para aliviar el dolor y prevenir complicaciones.

¿Qué debes hacer si te cae cal en un ojo?

Lo primero que debes hacer si te cae cal en un ojo es enjuagarte el ojo con agua.

Utiliza agua corriente limpia y tibia durante al menos 20 minutos. Emplea cualquiera de los siguientes métodos que resulte más rápido:

  • Métete en la ducha e intenta darte con un chorro suave de agua en la frente por encima del ojo afectado. O bien, dirige el chorro hacia el puente de la nariz si tienes ambos ojos afectados. Mantén abierto el párpado del ojo afectado.
  • Baja la cabeza y gírala hacia el costado. A continuación, mantén abierto el párpado del ojo afectado debajo de un chorro suave de agua del grifo.
  • Si tienes acceso a una estación de enjuague ocular en el lugar de trabajo, úsala.
  • Es posible que lo más adecuado para los niños pequeños sea que se recuesten boca abajo en la tina o que se reclinen hacia atrás en el lavabo. Vierte un chorro suave de agua sobre la frente por encima del ojo afectado o bien sobre el puente de la nariz para enjuagar ambos ojos.

El objetivo del enjuague es diluir y eliminar la cal del ojo, así como normalizar el pH del mismo, ya que la cal es una sustancia alcalina que altera el equilibrio ácido-base del ojo.

No te frotes el ojo, ya que esto podría causar más daño. No te coloques nada en el ojo, excepto agua o solución salina para lentes de contacto. 

Tampoco te coloques gotas, a menos que te lo indique el personal de urgencias.

Lo segundo que debes hacer es lavarte las manos con agua y jabón. Enjuágate bien las manos para asegurarte de que no quede ningún resto de la cal o del jabón.

Esto evitará que contamines el ojo con más sustancias irritantes o infecciosas.

Lo tercero que debes hacer es quitarte los lentes de contacto. Si no se salen durante el enjuague, entonces quítatelos.

Los lentes de contacto pueden retener la cal y dificultar su eliminación.

Además, pueden dañar la córnea o provocar infecciones si se usan después de una quemadura química.

Lo cuarto que debes hacer es buscar asistencia médica de urgencia. Después de seguir los pasos anteriores, busca atención médica de urgencia por parte de un especialista en ojos (oftalmólogo) o llama al 112 o al número de emergencia local.

Lleva el envase de la cal o el nombre de la sustancia química con el que te has quemado. Si tienes a mano, usa gafas de sol para ayudar a reducir la sensibilidad a la luz.

El médico te examinará el ojo y te hará algunas pruebas para evaluar el grado de la quemadura y el daño ocular.

Según la gravedad, te indicará el tratamiento más adecuado, que puede incluir:

  • Aplicación de gotas o pomadas oftálmicas con antibióticos, antiinflamatorios o lubricantes.
  • Colocación de una lente de contacto terapéutica o un parche ocular para proteger el ojo y favorecer la cicatrización.
  • Realización de una cirugía ocular para reparar las lesiones o trasplantar tejido corneal.
  • Administración de medicamentos por vía oral o intravenosa para aliviar el dolor o prevenir infecciones.

Es muy importante que sigas las indicaciones del médico y que acudas a las revisiones periódicas para controlar la evolución de tu ojo.

La recuperación puede variar según el caso, pero en general suele ser lenta y puede durar semanas o meses. 

En algunos casos, pueden quedar secuelas permanentes, como cicatrices, opacidad, astigmatismo, glaucoma o ceguera parcial o total.

¿Qué remedios caseros puedes usar si te cae cal en un ojo?

Que debo hacer si me cae cal en un ojo, remedios caseros

Los remedios caseros no sustituyen el tratamiento médico, sino que lo complementan.

Solo debes usarlos después de haber enjuagado el ojo con agua y haber consultado con el médico.

Algunos remedios caseros que pueden ayudarte a aliviar el dolor y la inflamación son:

  • Aplicar compresas frías o bolsas de hielo envueltas en un paño sobre el ojo cerrado. Esto puede reducir la hinchazón y el ardor. No uses compresas calientes, ya que pueden agravar la quemadura.
  • Tomar analgésicos de venta libre, como paracetamol o ibuprofeno, para aliviar el dolor. Sigue las instrucciones del envase y no te excedas de la dosis recomendada. No uses aspirina, ya que puede aumentar el riesgo de sangrado.
  • Beber mucha agua para hidratarte y ayudar a eliminar las toxinas del organismo. Evita el alcohol, el tabaco y el café, ya que pueden deshidratarte y empeorar la irritación ocular.
  • Consumir alimentos ricos en vitamina A, C y E, como zanahorias, naranjas, kiwis, espinacas, almendras o aceite de oliva. Estas vitaminas tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que pueden favorecer la regeneración de los tejidos oculares.
  • Usar gafas de sol cuando salgas al exterior para proteger el ojo de la luz y el polvo. Evita los ambientes con humo, vapores o sustancias químicas que puedan irritar más el ojo.

Estos remedios caseros pueden ayudarte a aliviar los síntomas, pero no curan la quemadura ni previenen las complicaciones. 

Por eso, es imprescindible que sigas el tratamiento médico y que no te automediques ni te apliques nada en el ojo sin consultar con el médico.

Conclusión

La cal es una sustancia química que puede causar quemaduras graves en el ojo si entra en contacto con él.

Por eso, es muy importante que actúes con rapidez y eficacia si te cae cal en un ojo. Recuerda estos pasos:

  • Enjuágate el ojo con agua durante al menos 20 minutos.
  • Lávate las manos con agua y jabón.
  • Quítate los lentes de contacto.
  • Busca asistencia médica de urgencia.

Además, puedes usar algunos remedios caseros para aliviar el dolor y la inflamación, siempre después de haber consultado con el médico.

Sigue el tratamiento médico y las revisiones periódicas para controlar la evolución de tu ojo.

La recuperación puede ser lenta y puede haber secuelas permanentes, por lo que es mejor prevenir que curar.

Evita el contacto de la cal con los ojos y usa medidas de protección adecuadas, como gafas, guantes y mascarilla, cuando manipules esta sustancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *