Categorías
Blog

Debo echarle cal a los árboles?

La cal es un producto que se usa desde la antigüedad para mejorar las condiciones de los suelos y de los árboles.

Sin embargo, su aplicación no siempre es beneficiosa y depende de varios factores que hay que tener en cuenta.

En este post te explicaré qué es la cal, para qué sirve, cómo se aplica y cuáles son sus ventajas y desventajas.

¿Qué es la cal?

La cal es el nombre común que se le da a varios compuestos químicos que contienen calcio, como el carbonato de calcio (CaCO3), el óxido de calcio (CaO) o la hidróxido de calcio (Ca(OH)2).

Estos compuestos se obtienen a partir de la calcinación de rocas calizas o de conchas marinas.

La cal se presenta en diferentes formas, como la cal agrícola, la cal viva o la lechada de cal.

La cal agrícola es el carbonato de calcio en polvo, que se usa para corregir la acidez de los suelos.

La cal viva es el óxido de calcio, que se obtiene al calentar la cal agrícola a altas temperaturas.

La lechada de cal es el hidróxido de calcio, que se obtiene al mezclar la cal viva con agua.

Guía de Compra de Cafeteras para Espresso en Oferta en Amazon

¿Para qué sirve la cal?

La cal tiene varios usos en la agricultura y la jardinería, entre los que se destacan los siguientes:

  • Corregir la acidez de los suelos: La cal agrícola aumenta el pH de los suelos ácidos, lo que favorece la disponibilidad de nutrientes y la actividad microbiana. Un pH óptimo para la mayoría de las plantas está entre 6 y 6.5.
  • Aportar calcio y magnesio: La cal agrícola también aporta estos dos elementos esenciales para el desarrollo de las plantas, especialmente para la formación de la pared celular y la fotosíntesis.
  • Prevenir enfermedades y plagas: La cal viva y la lechada de cal se usan para pintar los troncos de los árboles, con el fin de protegerlos de hongos, bacterias, insectos y roedores. La cal tiene un efecto desinfectante, repelente y cicatrizante, que evita que los agentes patógenos penetren en la corteza o que las heridas se infecten.
  • Reflejar la luz solar: La cal viva y la lechada de cal también se usan para blanquear los troncos de los árboles, con el fin de reflejar la luz solar y evitar el sobrecalentamiento o las quemaduras. La cal actúa como un aislante térmico, que regula la temperatura de los tejidos vegetales.

¿Cómo se aplica la cal?

Debo echarle cal a los árboles?

La forma de aplicar la cal depende del tipo de cal y del objetivo que se busca. A continuación se describen algunos métodos de aplicación:

  • Cal agrícola: Se aplica al suelo, preferiblemente antes de la siembra o el trasplante, y se incorpora con un arado o una azada. La dosis depende del grado de acidez del suelo, que se puede medir con un kit de pH o con un análisis de laboratorio. Una dosis orientativa es de 100 a 200 gramos por metro cuadrado.
  • Cal viva: Se aplica al tronco de los árboles, preferiblemente al inicio o al final del invierno, cuando las temperaturas son bajas y la actividad vegetativa es mínima. Se debe usar un recipiente metálico y tener cuidado de no quemarse o salpicarse, ya que la cal viva reacciona con el agua y libera calor. Se debe cepillar el tronco para eliminar la suciedad y la corteza suelta, y luego pintar con un pincel o una brocha. La dosis depende del grosor del tronco, pero se recomienda cubrirlo completamente con una capa fina de cal.
  • Lechada de cal: Se aplica al tronco de los árboles, de la misma forma que la cal viva, pero con la ventaja de que no se necesita calentar la cal ni tener precauciones especiales. Se debe mezclar la cal viva con agua, en una proporción de 2 o 3 partes de agua por una de cal, hasta obtener una pasta homogénea. Se debe cepillar el tronco y luego pintar con un pincel o una brocha. La dosis depende del grosor del tronco, pero se recomienda cubrirlo completamente con una capa fina de cal.

Las Mejores Cafeteras Italianas del 2024 en Oferta

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de la cal?

La cal tiene beneficios y riesgos para los suelos y los árboles, que hay que evaluar antes de aplicarla. Entre las ventajas y desventajas de la cal se pueden mencionar las siguientes:

  • Ventajas:
    • Mejora la fertilidad y la salud de los suelos y los árboles, al corregir la acidez, aportar calcio y magnesio, prevenir enfermedades y plagas, y reflejar la luz solar.
    • Es un producto natural, económico y fácil de conseguir, que no contamina el medio ambiente ni afecta la calidad de los frutos.
    • Es compatible con la agricultura ecológica, ya que no contiene sustancias químicas sintéticas ni residuos tóxicos.
  • Desventajas:
    • Puede alterar el equilibrio del suelo y los árboles, al aumentar demasiado el pH, reducir la disponibilidad de otros nutrientes, como el hierro o el fósforo, o causar deficiencias de calcio o magnesio en otras plantas.
    • Puede dañar los tejidos vegetales, al provocar quemaduras, deshidratación, necrosis o caída de hojas, si se aplica en exceso, en épocas de calor o en contacto con las partes verdes de las plantas.
    • Puede ser peligrosa para las personas y los animales, al causar irritación, alergia, quemaduras o intoxicación, si se manipula sin protección, se inhala, se ingiere o se entra en contacto con la piel o los ojos.

¿Debo echarle cal a los árboles?

Debo echarle cal a los árboles?

La respuesta a esta pregunta depende de varios factores, como el tipo de árbol, el estado del suelo, el clima, el objetivo que se busca y las alternativas disponibles. No todos los árboles necesitan o toleran la cal, ni todos los suelos son ácidos, ni todos los problemas se solucionan con la cal.

Por lo tanto, antes de echarle cal a los árboles, se recomienda hacer lo siguiente:

  • Identificar el tipo de árbol y sus necesidades de pH, calcio y magnesio. Algunos árboles prefieren suelos ácidos, como los arándanos, los rododendros o los pinos, y otros suelos alcalinos, como los cítricos, los olivos o los almendros.
  • Medir el pH del suelo y el contenido de calcio y magnesio. Se puede usar un kit de pH o un análisis de laboratorio, para saber si el suelo es ácido, neutro o alcalino, y si tiene suficiente o no calcio y magnesio.
  • Evaluar el estado de salud del árbol y la presencia de enfermedades y plagas. Se puede observar el aspecto del árbol, las hojas, las flores, los frutos y la corteza, para detectar síntomas de deficiencias, infecciones o infestaciones.
  • Comparar los beneficios y los riesgos de la cal, según el caso. Se debe considerar si la cal es necesaria, conveniente o perjudicial, según el tipo de árbol, el estado del suelo, el clima, el objetivo que se busca y las alternativas disponibles.

En conclusión, la cal es un producto que puede ser útil para mejorar las condiciones de los suelos y de los árboles, pero que también puede ser dañino si se usa de forma inadecuada.

Por eso, antes de echarle cal a los árboles, se debe consultar con un experto, hacer un diagnóstico previo y seguir las recomendaciones de aplicación.

¿Qué árboles prefieren los suelos alcalinos?

  • Cítricos: como el limonero, el naranjo o el mandarino. Estos árboles son originarios de regiones con suelos alcalinos y requieren un aporte de calcio y magnesio para su desarrollo.
  • Olivos: como el olivo común, el olivo silvestre o el acebuche. Estos árboles son típicos de la cuenca mediterránea y se adaptan a suelos alcalinos, secos y pedregosos.
  • Almendros: como el almendro dulce, el almendro amargo o el almendro de flor. Estos árboles son originarios de Asia y se cultivan en suelos alcalinos, bien drenados y soleados.
  • Pinos: como el pino piñonero, el pino carrasco o el pino canario. Estos árboles son coníferas que toleran suelos alcalinos, pobres y arenosos.
  • Palmeras: como el drago canario, el palmito o la palmera canaria. Estas plantas son endémicas de las islas Canarias y se adaptan a suelos alcalinos, volcánicos y salinos.

Consejos, Trucos y las Mejores Cafeteras para un Café Perfecto en Casa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *