Categorías
Mantenimiento

Que pasa si no descalcifico mi cafetera?

La descalcificación de la cafetera es una tarea muy importante, es algo que tenemos que realizar cada bastante tiempo pero que tiene gran relevancia en la vida útil de nuestra máquina, sabemos por qué? sabemos que pasa si no lo hacemos?

Por qué es necesaria la descalcificación?

Lo primero es saber como funciona nuestra cafetera, no voy a entrar en aspectos técnicos ni a escribir un libro acerca de ellos, pero intentaré hacerlo de forma esquemática.

Si nos vamos por ejemplo a una cafetera de cápsulas, tenemos como componentes principales el depósito de agua y el porta cápsulas.

El agua inicialmente está en el depósito, a través de unos conductos (normalmente tubos plásticos) se calienta y se transporta hasta introducirla a presión en la cápsula.

Funcionamiento de una cafetera de cápsulas
Funcionamiento de una cafetera de cápsulas

Esos conductos son muy importantes pero no son extremadamente anchos (más bien todo lo contrario, para poder mantener una buena presión).

El agua tiene componentes, que aunque no los veamos están presentes, como puede ser la cal.

Después de un uso continuado de nuestra máquina, esos componentes se pueden ir depositando en la tubería y llegar a solidificarse, impidiendo el paso correcto del líquido.

Entonces, la descalcificación de necesaria para eso mismo, poder quitar esos restos que nada aportan y que van a impedir el correcto funcionamiento de nuestra cafetera.

Que pasa si no descalcifico mi cafetera?

Pues tenemos varias cosas que ocurren si no hacemos.

La primera y más evidente es el cambio poco a poco en el sabor de nuestro café (o bebida que preparemos en esta cafetera). Obviamente la presencia de esas sustancias en gran cantidad va a alterar el sabor de nuestra bebida y notaremos como pierde en calidad.

La segunda es la disminución del flujo de agua. Notaremos como la cafetera empieza a echar cada vez menos agua y a veces de forma discontinua, cuando antes era un chorro fluido ahora veremos como sale a golpetones y en algunos momentos como si fuese un aspersor, manchando incluso por fuera de la taza.

La tercera viene ligada a la anterior, disminución de la vida útil de la cafetera. El hacer trabajar la máquina en esas condiciones hará que sea propensa a tener averías, haciendo que tengamos que llevarla a reparar o incluso comprar una nueva. Los tubos se dañan y el motor necesita un sobreesfuerzo para poder hacer pasar el agua por ellos cuando están obstruidos.

Vale la pena arriesgarse?

La respuesta es que no. Como dije anteriormente el proceso de descalcificación es cada mucho tiempo, en algunas máquinas cada 1000 cafés, según la zona donde vivas es algo que se hace anualmente o incluso cada más tiempo.

Sobre el coste, es un proceso muy barato, incluso si por algún motivo no puedes permitirte gastar dinero en un producto descalcificador, tienes la opción de hacer ese proceso con vinagre.

Obviamente siempre recomendaré utilizar un producto específico para este proceso, pero en el caso de no poder acceder a él, la opción de descalcificar con vinagre es mucho mejor que no hacerlo.

Es una tarea sencilla, ya que algunos fabricantes como CECOTEC nos dan las pautas para descalcificar con vinagre.

Debemos llenar el depósito de nuestra cafetera en proporción 3 a 1 (3 partes de agua y 1 de vinagre).

La pondremos a funcionar hasta vaciar por completo la mezcla.

Posteriormente haremos lo mismo pero con un depósito completo de agua limpiar (para retirar el sabor que pueda quedar en las tuberías a vinagre).

Y listo, ya estaría finalizado el proceso de descalcificación. Por lo tanto, como podéis ver, es algo muy sencillo y rápido de hacer.

Esto nos ayudará a mantener un buen sabor de café y a alargar la vida útil de nuestra cafetera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.