Categorías
Blog

Por qué los turistas se quejan de mal sabor del café en los bares de España

No hay duda alguna de que a los españoles se nos ha educado en tomar los cafés muy fuertes. Todos conocemos a alguien que le gusta tomar el café muy cargado e incluso sin endulzarlo con nada, a veces, ese alguien somos nosotros.

Pero tampoco hay duda de que muchos de los visitantes que llegan a nuestro país no están acostumbrados a ello y arrugan la cara cuando les servimos algo que para nosotros está «exquisito».

Lavazza Café en Grano Caffè Espresso, Paquete de 500 g
  • Elaborado al 100 % a partir de granos de Arábica especialmente seleccionados, este blend produce un sabor oscuro, intensamente aromático
  • El café espresso definitivo para disfrutar a cualquier hora del día
  • 100% Arábica, tostado medio, delicada intensidad (5)
  • MIRAR Espuma dorada y color cálido - AROMA Notas de frutas y flores - SABOR Suave y rico
  • Lavazza mezcla de granos de café Caffè Espresso, paquete de 500 g

Fama de mal café fuera de España

Si analizamos las opiniones de los usuarios que son de fuera de nuestro país, nos encontramos con que está muy generalizada la idea de que en este país no servimos un buen café, y a pesar de que muchos baristas están intentando corregir ese defecto es algo que parece que va a necesitar tiempo.

Países con mejor café de Europa

Se considera y así lo demuestran distintas listas que el mejor café de Europa se sirve en Italia, Portugal, Austria, Hungría, Suecia y Dinamarca.

Uno de los principales problemas que nos encontramos en España es la costumbre que tenemos de utilizar el café torrefacto, que básicamente se basa en que cuando tostamos el café se le añade sobre un 15% de azúcar, así en el momento que se requema se queda pegado al grano.

Esto indudablemente afecta al sabor del producto final, ya que estamos añadiendo un ingrediente externo ya antes de la preparación, sin nosotros poder decidir nada, solamente por utilizar el torrefacto ya llevamos un azúcar «tostado» como extra.

Y no nos confundamos, esto cambia el sabor pero no endulza.

Esto tenía sentido durante la postguerra, ya que obviamente el azúcar es barato y era una forma de conseguir el producto barato, pero hoy en día ya no tiene mucha razón de ser.

Incluso la OMS avisa de los peligros que puede tener el café torrefacto, ya que sin nosotros ser conscientes estamos añadiendo azúcar extra a nuestra dieta con los riesgos que eso conlleva.

Resumen

Como resumen podríamos decir que lo principal para que la gente fuera de nuestro país no hable precisamente bien del café que se sirve en nuestros bares y cafeterías, es la costumbre que tenemos de que «cuanto más negro y amargo mejor» además de utilizar un café de baja calidad como es el torrefacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.